Métrica #14: Agregalo a tu lista

Agregalo a tu lista

Por Vicente Grondona

Hay un fragmento en la inolvidable “Manhattan” de Woody Allen donde el protagonista (el mismo Woody) reflexiona sobre algunas razones por las que vale la pena vivir. Recuerdo  que nombra la Sinfonía 41 de Mozart (en particular, el segundo movimiento) y un tema de Louis Armstrong (“Potato Head Blues”). En esta nueva sección, presentaremos algunos discos que creemos deberían incluirse en aquella particular y caprichosa lista.

ABBEY LINCOLN

“A turtle´s dream”

Verve/Universal

A turtle´s dream (1994), de la gran Abbey Lincoln, es uno de esos discos que uno puede escuchar centenares de veces sin perder esa emoción original, cruda, honesta y llena de belleza para quien quiera oírla. Un verdadero objeto de deseo, el soundtrack de una vida.

La voz de Abbey Lincoln no es perfecta, ni prolija ni brillante. Pero es con seguridad  una de las voces más personales y emotivas del jazz de todos los tiempos. Muchos la comparan, y en eso no se equivocan, con la gran Billie Holiday. Hay una oscuridad, un misterio y una profundidad en esa voz, que perturba. Abbey Lincoln no considera la voz como un instrumento más, sino que indaga en el potencial emocional de cada canción, juega con las palabras y como el gran Polaco Goyeneche, también con el tempo y el ritmo. Su sensibilidad le permite administrar las palabras y las frases y entrelazarlas con la música con la capacidad de una verdadera artista. Nada en su música es obvio ni forzado.

Y en este increíble viaje emocional, Abbey está acompañada por músicos de la talla de Pat Metheny (guitarra) , Kenny Barron (piano) , Charlie Haden (bajo) Roy Hargrove (trompeta) , Rodney Kendrick (piano) y Julian Loreau (saxo), que suenan con una naturalidad y un sentimiento que sólo podemos escuchar en discos en vivo. Definitivamente, la música nada tiene que ver con pentagramas, corcheas y tonalidades.

Difícil marcar puntos altos en un disco de por sí brillante, pero con seguridad “Down here below” (con su tremenda melancolía y fuerza en un imaginario diálogo con Dios) y “Avec le temps” (donde Abbey más que cantar desnuda su alma en un francés sin ornamentos) son dos puntos destacados de un disco perfecto. Y es importante remarcar que además de intérprete, Abbey es una gran autora de canciones (entre las que se destacan en este disco “Throw it away”, “Should´ve been” y la gran “Down here below”).

Consigan este disco de la manera que sea (si es legal, mejor aún) y luego de escucharlo avísenme si no merece también estar en la lista propuesta por el gran Woody.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s